Plantas CompactasPlanta en skid automatizadas de rápida instalación


FLOW-SHEET_Plantas_PNP

Según el Código Alimentario Argentino (CAA), toda agua que se destine al consumo humano “no  deberá contener sustancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, límpida y transparente” (Cap. XII).

Dado que el agua extraída de la red, ríos, pozos u otras fuentes normalmente contiene turbidez, malos olores y sabores, microorganismos (bacterias, hongos, protozoos, etc.) y en algunos casos sólidos disueltos en exceso (arsénico, nitritos, nitratos, etc.) es necesario purificarla mediante una planta potabilizadora apropiada.

Los equipos incluidos en la planta son: filtro rápido, filtro de carbón activado, esterilizador ultravioleta, ionizador plata y, si fuera necesario, ósmosis inversa. Además, se incluyen otros componentes para aumentar la funcionalidad y maximizar el rendimiento, como flujómetros, manómetros, tablero eléctrico, bomba centrífuga, etc.

Planta_Potabilizadora_Agua_Filtro_Osmosis_UV

La planta ha sido diseñada para permitir un fácil montaje, por lo que se considera preinstalada. Dado que está preparada para funcionar automáticamente, sólo es necesario un operario durante la puesta en marcha. El agua tratada por este sistema cumple con las normativas del CAA y de la OMS, y por su alta calidad se recomienda destinarla al embotellado y la comercialización.

FILTRACIÓN DE TURBIDEZ, OLORES, SABORES Y CLORO.

La cantidad de sólidos no disueltos o en suspensión que el agua contiene se denomina “turbidez”, y se manifiesta por la falta de transparencia de la misma, o suciedad. Dado que a ciertos niveles resulta indeseable por distintos motivos (afecta la buena estética del agua, dificulta la desinfección de la misma, perjudica equipos que la procesan, etc.), debe eliminarse mediante filtración rápida.

Por otra parte, es frecuente encontrar sustancias que perjudican las propiedades organolépticas del agua (comúnmente compuestos orgánicos como los que se producen en la descomposición de algas y otros vegetales), volviéndola desagradable a los sentidos por presentar olores o sabores extraños. Además, compuestos carcinogénicos, cloro libre (que da mal sabor al agua y ataca las membranas de ósmosis inversa), etc. Dado que esto resulta inaceptable en aguas destinadas al consumo humano, debe eliminarse mediante filtración por carbón activado.

En ambos procesos (filtración rápida y por carbón activado), el agua atraviesa un tanque relleno con una carga especial: distintas capas de antracita, grava y arena de granulometría variable, que retienen turbidez (toda partícula cuyo tamaño supere los 40 micrómetros); y carbón activado, que elimina olores y sabores.

El funcionamiento de estos filtros se encuentra totalmente automatizado mediante una válvula electrónica, que puede programarse de manera personalizada para cada necesidad.

FILTRACIÓN DE SÓLIDOS DISUELTOS

Existen numerosas sustancias disueltas en el agua que no son observables a simple vista, normalmente agrupadas bajo el nombre de “sólidos disueltos” (algunos ejemplos son: arsénico, nitritos, nitratos, sulfatos, calcio, magnesio, sodio, hierro, cloruros, dureza, etc.). Su presencia, por encima de ciertos límites fijados por la Organización Mundial de la Salud y el Código Alimentario Argentino, puede producir sabores indeseables y/ó resultar perjudicial para la salud, produciendo: transtornos cardíacos y renales, diarrea, hiperqueratosis, gangrenas, daños neuronales, osteoporosis, distintos tipos de cáncer, y un sinnúmero de afecciones de distinta gravedad.

Cualquier excedente en la concentración de uno o varios de los sólidos disueltos mencionados, respecto a los límites máximos fijados por la normativa vigente, debe eliminarse mediante una tencnología conocida como “ósmosis inversa”. En escencia, se utilizan bombas de alta presión para impulsar el agua a través de membranas especiales, de permeabilidad selectiva, que permiten el paso del líquido pero no de los sólidos disueltos que éste contiene.

Los equipos de ósmosis inversa, además de bombas y membranas, poseen numerosos elementos que intervienen en su control y automatizan su funcionamiento. Ver mas sobre Ósmosis Inversa

ESTERILIZACION

El agua potable no debe contener microorganismos patógenos de ningún tipo. No obstante, la contaminación microbiológica es frecuente, sea con protozoarios, bacterias aerobias heterotróficas, pseudomonas, coliformes fecales, etc. Como esto representa un riesgo para la salud humana, es indispensable implementar un tratamiento eficaz, que elimine cualquier forma de vida microbiana nociva.

La tecnología que ha demostrado mejor performance de desinfección, por economía, rapidez, fiabilidad y duración, es la esterilización por radiación ultravioleta (UV) asociada a la ionización con plata (Ag). En este caso, se combina un método físico de fuerte poder germicida y efecto inmediato (UV), que elimina el 99,9% de los microorganismos, con un método químico que opera la acción residual (ionización plata), garantizando la pureza del producto por varios meses. La inversión en capital es reducida y el costo operativo es ínfimo.